Enfermedades crónicas

  • imagen_subseccion

La Artritis Reumatoidea, la Artrosis, la Psoriasis, el Vitiligio, el Cáncer, las Dermatitis, las Alergias, la Colitis Ulcerativa, la Diabetes, la Hipertensión Arterial, las Neuropatías, la Degeneración Macular, la Obesidad… entre otras muchas de las denominadas “Enfermedades Incurables”, encuentran en nuestras propuestas alternativas y nuestros abordajes científicos, caminos reales de superación y sonrisas francas de agradecimiento de nuestros innumerables pacientes crónicos recuperados.

Son múltiples las enfermedades crónicas que se acompañan de uno u otro grado de inmunodeficiencia a la par que cursan con altos niveles de oxidación y acidificación del organismo. En nuestra experiencia hemos constatado la bondad de acompañar el tratamiento de enfermedades crónicas, especialmente aquellas que tienen en su génesis los efectos de  agentes infecciosos en forma de virus, bacterias u  hongos, con remedios biológicos de alto poder de antioxidación como la Vitamina C y la Vitamina E en dosis ortomoleculares, los aminoácidos inductores de producción de anticuerpos agrupados en el producto GSI, minerales estimulantes de los sistemas de óxido-reducción como el Selenio y el Magnesio, drenadores como el Azufre y fitoterápicos como el Vicentoxicum. Aquí tenemos no sólo una estimulación del sistema inmune sino una modulación del mismo lo que permite utilizar este protocolo también cuando hay una excitación inmunológica como en las enfermedades autoinmunes.